Un torrente llamado Marta Serrano

Marta Serrano daba saltitos en la zona mixta, de donde no se movió hasta que no terminó de ver por los monitores que sus dos compañeras de entrenamiento, Carolina Robles, primero, e Irene Sánchez-Escribano, después, corrían la misma suerte que ella en las semifinales de los 3.000m obstáculos del Mundial de Budapest. Ninguna pasó el corte. Ni la novata, Serrano, ni la valiente Sánchez-Escribano, ni la tercera, Robles, que salió de la pista con un pie hinchado después de un pisotón de Emma Coburn.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta