Todas las formas de patearse la Rioja Alta en otoño

A la Rioja Alta, la región más occidental de La Rioja, se va a andar en todas sus modalidades. Plano en mano callejean los andorreros en busca del monasterio de Nuestra Señora de la Anunciación, toda una abadía cisterciense en Santo Domingo de la Calzada –su municipio más monumental–, y de las terrazas de El Espolón, la zona de bares de vinos de este pueblo con catedral. Los senderistas se desplazan a la sierra de la Demanda, en el entorno de Ezcaray, a por setas y a por las explicaciones del guía Juan José Arguisjuela, que transita por caminos antiguos para el ganado. También se ven paseantes que deambulan entre los viñedos de Finca La Emperatriz, una bodega que organiza visitas al aire libre. Y avanzan fatigosos los peregrinos, que pasan por la puerta del parador de Santo Domingo de la Calzada, un antiguo hospital del siglo XII fundado para acoger a los viejos devotos del Camino de Santiago y que, desde 1960, cura a los caminantes de ahora con hospitalidad y con menestra, bacalao y vino.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta