Sánchez, sobre Rubiales: “Uno no puede aspirar a representar a España con actitudes y discursos que nos abochornan”

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, fue de los primeros representantes de la política española que censuró no solo el beso forzado que el presidente suspendido de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, dio a la futbolista Jennifer Hermoso, sino su tibia petición de disculpas, instando de manera implícita a su dimisión, cuando advirtió de que ese perdón no era suficiente. Con la polémica reavivada tras conocerse que el Consejo Superior de Deportes (CSD) no podrá inhabilitar al dirigente federativo, el secretario general del PSOE ha insistido en reprochar su conducta, pero también ha querido poner la reacción de las jugadoras de la selección, como de la sociedad, como ejemplo tanto de los progresos en la lucha por la igualdad en este país como de su fragilidad ―en jaque tras los acuerdos de Gobierno autonómicos y municipales―, en el arranque del curso político de los socialistas que este sábado ha tenido lugar en Málaga.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta