Nueva Zelanda reestablece el antiguo régimen

Argentina es, muy a su pesar, el cronista de la reconstrucción de los All Blacks. Incendiaron su casa en agosto del año pasado con su victoria en Christchurch, su primera en suelo neozelandés, un 19-25 con maquillaje que puso fecha de caducidad al seleccionador, Ian Foster –no seguirá tras el Mundial– y obligó al tirano del rugby a alejarse del primer puesto del ránking. El gigante vencido, sin los líderes de antaño, ha crecido desde la vulnerabilidad: polivalencia en ataque y disciplina en defensa. Este viernes, 14 meses después, reestableció el orden con un triunfo categórico en París por 6-44 rumbo a la final del Mundial, en la que se enfrentará al ganador del Inglaterra-Sudáfrica (este sábado, 21:00 horas).

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta