La televisión solo sabe hablar de la muerte desde el morbo

El foraster es un programa veterano y de éxito de TV3, una versión catalana del viejo Un país en la mochila, con el actor Quim Masferrer en el lugar de José Antonio Labordeta. Cada lunes, Masferrer visita un pueblo y se pasa dos días hablando con todos los vecinos que se le cruzan. Con todas sus historias compone un monólogo que interpreta ante el paisanaje e hila la narración. Esta semana estuvo en Ulldemolins, Tarragona, y hacia la mitad del capítulo, el forastero se encontró con una de sus 400 habitantes, Francisca Masip, la Cisqueta, 95 años. Con un aplomo y una elocuencia dignos de un Marco Aurelio, Masip rompió el tono banal, blando y condescendiente del programa hablando de lo que no se puede hablar: la muerte.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta