Jesús Herrada se impone en la Laguna Negra en la etapa de la Vuelta a España

Jesús Herrada alcanza la cima el primero y se deja caer nada más cruzar la última línea. Le agarra entre sus brazos su masajista y allí se queda, en el suelo, la cabeza caída hacia atrás como si la pareja posara para Miguel Ángel, dientes blancos perfectos, labios ceniza, boca entreabierta, jadeante al ritmo de su corazón enloquecido. La Piedad. La vida. Una imagen que vale una etapa sosa. Sepp Kuss sigue de rojo. Los Jumbos se recuperan y cercan a Remco Evenepoel de blanco. Se citan para el viernes en el Tourmalet. La Vuelta, entonces, respirará.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta