George Ford emula a Jonny Wilkinson

Inglaterra abrazó el papel de víctima para sorprender a Argentina (27-10) y resurgir de sus cenizas, de un año con tres victorias en nueve partidos, con un juego anquilosado y derrotas abrumadoras ante Francia o Fiyi en Londres. No fue un despliegue de virtudes, sino de eficacia, un mérito considerable porque jugó 77 minutos con uno menos. Fue la gran noche de George Ford: el apertura que pagó los platos rotos de la temprana eliminación inglesa en su Mundial, en 2015, dio una lección de colocación y de pateo, al estilo de Jonny Wilkinson, el artífice del único título inglés –y del hemisferio norte– en 2003 entre patadas diabólicas.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta