El reino flotante de Juan Carlos I: secretos y negocio tras las gestas deportivas de un rey achacoso

El reino que le queda a Juan Carlos I se fundó en la costa del sur de Galicia hace casi una década. Mauricio Sánchez-Bella Carswell apareció por el puerto deportivo de San Vicente do Mar (O Grove) con un barco que causó sensación entre las familias pudientes que veranean en este rincón de la ría de Pontevedra. El hijo de quien sucedió a Manuel Fraga como ministro franquista de Información y Turismo había comprado y restaurado una embarcación construida en 1929. Se trataba de un velero 6m, una antigua modalidad que había desaparecido en España después de ponerse de moda en los años treinta del siglo pasado. En ella el patrón navega encajado en un asiento, sin moverse, no tiene que cambiar de lado cuando escora el barco. Va además arropado a muy poca distancia por el resto de la tripulación. Entre los regatistas de alta cuna, hubo alguien que vio en aquella joya el consuelo para un rey sin corona.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta