El nuevo núcleo dirigente convierte a Vox en un partido confesional ultracatólico

El pasado 31 de julio, el vicepresidente de Acción Política de Vox, Jorge Buxadé, abrió su última rueda de prensa antes de las vacaciones con un saludo a “los cientos de miles de jóvenes españoles que están yendo hacia Lisboa y creen en una España, una Europa y un mundo mejor”. Sorprendió que el portavoz de un partido teóricamente aconfesional aludiera a un evento religioso como la Jornada Mundial de la Juventud y más aún que este fuera protagonizado por el papa Francisco, escasamente popular entre los líderes de Vox. Abascal ha llamado al Pontífice “ciudadano Bergoglio” cuando ha querido desmarcarse de sus críticas a quienes levantan muros frente a los inmigrantes o los dejan ahogarse en el Mediterráneo. “Como católico siento profundo respeto por el Papa, pero cuando da sus opiniones políticas no tengo por qué compartirlas”, dijo en 2019.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta