El 74% de los ingresos de los partidos viene de ayudas públicas y los aboca a duros ajustes tras un desastre electoral

Cuando el 16 de febrero de 2021, el entonces presidente del Partido Popular, Pablo Casado, anunció que ponía a la venta la sede de su formación en la calle Génova lo explicó por una cuestión de romper con el pasado de corrupción. Al fondo, latía el fracaso estrepitoso en las elecciones catalanas del domingo anterior. Pero podría haber esgrimido una razón de superviviencia económica: el PP cerró el ejercicio de 2020 con su cifra más baja de ingresos ordinarios (sin contar flujos por elecciones de ningún tipo) en el siglo XXI: 33,8 millones de euros. En 2021 se repetiría la escasez por debajo de 34 millones y en 2022 apenas ha subido a 37 millones. De esta última cantidad total, el 82,5% fue dinero público, una dependencia que, en el conjunto de los cuatro grandes partidos de la pasada legislatura (PSOE, PP, Vox y Unidas Podemos) es del 74% según sus últimas cuentas presentadas.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta