Djokovic castiga a Shelton en busca del 24

Eh, chaval, no te subas a las barbas, insinúa Novak Djokovic en el punto final, recreando la celebración que dos noches atrás hacía su joven adversario. Cuelga un teléfono imaginario. Parece que hay alguna cuenta pendiente que se le escapa al espectador. O tal vez no. Solo ellos lo saben. Troleando al advenedizo, se la cobra.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta