Cailee Spaeny: «No vi la película hasta llegar a Venecia porque quería verla con Priscilla. Cuando acabó, me dijo: ‘he visto mi vida a través de ti’»

«No sé, ¿Tú crees?”, bromea Cailee Spaeny (Springfield, 1998) cuando se le pregunta por su más que probable ascenso al estrellato tras el estreno de Priscilla, la nueva película de Sofía Coppola, una adaptación de la autobiografía de Priscilla Presley, Elvis and me, que narra la compleja y tóxica relación que mantuvo con el Rey del rock desde los 14 hasta los 28 años. Spaeny, que encarna a la protagonista, mide un 1,51 y Jacob Elordi, Elvis en la cinta,1,96, una apreciable diferencia de estatura con la que Coppola ha querido simbolizar lo pequeña y frágil que Priscilla se sentía siendo su esposa y que ha hecho que los dos actores coparan titulares al posar juntos en el Festival de Venecia. Spaeny se ha hartado de escuchar en estos últimos dos meses cómo debe prepararse para recibir cientos de llamadas, hacer entrevistas y ver su rostro en los medios y en las redes sociales, “pero es que no puedo estar preparada para algo que desconozco”, dice sonriente, “estoy muy feliz de haber ganado el premio (fue galardonada con la Copa Volpi a la mejor actriz), por mí, por Sofía y por la película, pero creo que si me quedo ahí va a acabar siendo peligroso”. Es la primera vez que está en Milán, donde sucede esta sesión, también una de las primeras que protagoniza. Llega puntual, admira la decoración del estudio, el maquillaje, los percheros… “Me siento un poco Cenicienta”, le dice al equipo. Está aquí porque es la nueva embajadora de Bulgari y acaba de protagonizar la campaña de su perfume, Omnia. “Me ha fascinado trabajar con el equipo de la marca. Lo orgullosos que están del trabajo artesanal y de la historia que hay detrás. Todas las mujeres poderosas que han estado relacionadas con ellos… Me pilla además en un momento vital como este, en el que estoy pasando de ser una chica a aprender a ser una mujer, un poco como Priscilla en la película”, dice. Pocos días después de esta entrevista, la actriz cerraba el desfile de Miu Miu, porque si hay algo parecido a la venerada estética de las películas de Sofia Coppola, es el imaginario de Miu Miu. Puede que no quiera prepararse para lo que viene, pero la industria del entretenimiento ya se encarga de hacer su trabajo.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta