Angustia al borde del río Alberche: “Sé que estáis haciendo todo lo posible por encontrarle a él, a mi amor”

El río Alberche a su paso por Aldea del Fresno tenía este jueves un aspecto inofensivo. Tanto que no existe. En lugar de un afluente del Tajo hay un inmenso surco en la tierra de cien metros de ancho en el que las retroexcavadoras remueven montañas de caótica maleza. Unos 100 agentes con perros van de lado a lado con chalecos fosforitos buscando a Manuel, de 50 años, y José, de 82 y enfermo de Alzhéimer, los dos vecinos que aún faltan desde el pasado domingo, cuando la dana azotó el sur de la Comunidad de Madrid. En el cauce marrón no se oyen voces. Es una película de terror con el mute pulsado, donde en la escena anterior los chiringuitos que servían cervezas y tintos de verano junto al río quedaron arrasados y las barbacoas aparecieron varios kilómetros más abajo.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta