Andrés Morán, pastelero sin azúcar

Nata, huevo y mantequilla. Harina, azúcar y gluten. Mezclar. Batir. Hornear. Enfriar. Servir. Andrés Morán (29 años) era un maestro pastelero que seguía las reglas de la repostería tradicional, un arte que no admite mucha negociación: sus ingredientes y proporciones están escritos negro sobre blanco desde hace varios siglos. Si se hacen las cosas tal y como manda la tradición se consiguen texturas densas, sabores bien definidos y colores vibrantes. También súbitos picos de glucosa y mucho placer culpable.

Seguir leyendo


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta